Visitantes

sábado, 30 de julio de 2011

Café para tres

-¿Eres feliz?.
Aquella pregunta le rondaba en la mente desde hacía semanas, mira fijamente a los ojos de su hijo, que esta sentado en una silla de la cocina dando vueltas al café recién hecho.
-Apenas son las 8 de la mañana, ¿no puedes preguntarme eso cuando mis neuronas estén en funcionamiento?
Ella viste un pijama azul y una bata de flores fina, prepara el desayuno con ahínco, como si fuera la chef de un gran restaurante y estuviera bajo presión.
-Te noto muy raro hijo, estas muy pálido, no comes nada, y solo hablas conmigo, ya sabes que la psicóloga te dijo que intentaras comunicarte con tu padre, que él puede entenderte mejor.¿tomas drogas?
-No.
-¿Estas enfermo?
-No.
-Ha sido esa chica,¿verdad?, la que sonreía al verme con cara de “ahora es mío”.
-No.
-Pues no se, ayúdame, ¿qué pasa?
-Simplemente que estoy muerto.

Su marido entra a la cocina, y al ver tres vasos en la mesa y tres platos con tostadas, galletas y ensaimadas, se cruza de brazos.
-¿Otra vez?
-No, es tu hijo que dice que esta muerto, debemos llevarlo de nuevo al psicólogo.

El hombre que va en calzoncillos mira las sillas vacías y abraza a su mujer.
-Debes superarlo, él se murió ya hace 8 meses, ¿no crees que ya es hora de dejar de imaginártelo aquí?

Ella vuelve a mirar a la silla dónde su hijo había estado hablándole hace algunos segundos, ahora vacía. Mientras una lágrima surca su mejilla abre el bote de pastillas que tiene en la bata y se toma 2 píldoras sin respirar.
-Hijo, ¿quieres un poco más de café?
Su marido pone los ojos en blanco y sale de la cocina sintiendo un vacío en su interior.

30 comentarios:

  1. El intenso dolor que produce la pérdida de un hijo debe ser canalizado de algún modo para poder sobrellevarlo. No me extraña que esa madre no lo asuma, es demasiado pronto.
    Me ha gustado tu forma de contar esta historia.
    Gracias por tu visita.

    Un beso, Laira.

    ResponderEliminar
  2. Triste, duro, profundo... muchos son los adjetivos que podría usar para este texto, pero me quedo con la parte más real. Pues no es tan delirante la actitud de negación de esa madre frente a la pérdida.
    Un buen texto, Laira
    Besos.

    PD: fue bueno tenerte de vuelta por HD

    ResponderEliminar
  3. Por haber vivido algo similar en mis propias carnes, esta historia me deja... descolocada...

    Mil gracias por tus palabras en mi rincón, por supuesto que yo me quedo en el tuyo.

    Un abrazo sincero desde los Pirineos.

    Marta.

    ResponderEliminar
  4. Qué tristeza, qué impresión más grande haberte leído. La pérdida de un hijo debe de ser fatal... Imagino a la mujer. Y al marido, también padre, qué duro...

    Gracias por tu comentario, me alegra saber que despierta algo en ti, que te identificas con mis letras.

    Me quedo por aquí.

    Un beso soleado.

    ResponderEliminar
  5. Las pérdidas son terribles y más, si es de un hijo. Me gusta como cuentas la historia. Tiene un toque cotidiano que la hace más real.
    Gracias por tu visita, Laira. Me ha encantado pasarme por tu blog.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que desazonador... me ha impresionado

    ResponderEliminar
  7. Si ella dice que está vivo, está vivo y punto.
    Da igual lo que digan los demás.

    Que fuerte!!!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Hola Laira.

    Me gusta el relato breve, o micro. Es un arte donde se expone con maestría aquello que se desea contar y se omite con destreza todo el conjunto al que se puede llegar tras su lectura.

    Un placer pasar por tus letras.

    Un saludo.

    Aloe.

    ResponderEliminar
  9. qué triste! pero qué verdad!
    me encanta tú blog! enhorabuena!

    ResponderEliminar
  10. Gracias por entrar y comentar en mi blog Tijerasdepapel. Me gusta cómo escribes: tienes una prosa fluida y natural. El texto Café para tres es excelente. Con tu permiso, me quedo como seguidor de tu blog. Gracias por habérmelo dado a conocer.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Muy bueno escrito, es como si los estuviera viendo.
    Felicitaciones

    ResponderEliminar
  12. Es de ese tipo de post que auno lo hacen pensar, y mas cuano tiene que ver con madres.

    un saludos

    ResponderEliminar
  13. Muerte roja

    Yo no lo llamaría locura sino desaparición, puede que imaginandose a su hijo viva la mantenga viva a ella.

    Muy buen relato
    Ah, gracias por invitarme a pasar, nos seguimos leyendo
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  14. Trae todos los cafés que quieras, yo prometo poner una copa de vino, estaré encantada de compartirlos contigo!!
    A veces hay que ser prácticos y realistas en la vida, últimamente tengo esta filosofía, a veces la sigo y a veces no. Me encanta soñar pero el golpe desde la nube puede doler y mucho...
    Un besote enorme! mua!

    ResponderEliminar
  15. Hola,es muy dificil la negación de la perdida, para una madre.

    Un saludo.
    Isabel

    ResponderEliminar
  16. Ante todo,gracias por visitarme, mi mundo y Dejar tus bellas palabras, gracias.
    Me gusta tu blog, al ir leyendo, tu entrada, me He sentido muy cómoda,me gustaba lo que iva Leyendo,,es difícil,asimilar la pérdida de un Ser querido.. Más siendo la de un hijo, porque Los padres, siempre, piensa, que son ellos, que Se van antes, que los hijos..
    Me gusta, como narras, te metes en papel, y vas dejando, sentimientos en cada palabra, me gustas.
    Quiero hacerme seguidora de ti, y no veo, como ponerme de seguidora..besos de brujilla

    ResponderEliminar
  17. la muerte de un hijo es de esas cosas que la mente se niega a asumir, se bloquea para defenderse de la locura, para no caer en la desesperación más absoluta. triste relato. bien escrito!

    ResponderEliminar
  18. wow!! es genial este escrito, me ha encantado!
    Felicitaciones por el mismo, y QUE HISTORIA!!
    maravillosoooo!!! besos y abrazos!
    Gracias por pasarte por mi espacio!
    ahora te sigo! :)

    ResponderEliminar
  19. Leo y repentinamente las imágenes se incrustan en mi mente... me veo inmersa en un recinto, donde las butacas están vacías y sólo la mía está ocupada, aplaudiendo una escena que me ha llegado a transmitir; como la ausencia de un ser querido puede trastocar toda una vida.
    Muy buen micro relato Laira, podría ser tan real...

    Gracias por venir a mi espacio y fijarte en mi carroza de la fantasía...
    ésa que a veces son los propios deseos más intimos, pidiendo ser realidad.

    Un beso, con invitación incluida al baile de la nueva "cenicienta".

    PD: Seguiré leyendote y de momento tu blog me gusta, jeje.

    ResponderEliminar
  20. Me estaba tomando un té y de repente se ha puesto a hervir y se ha evaporado. Me debes uno.
    Para que veas que no soy rencoroso, te invito a bombones. A estas alturas, no creo que te asusten las explosiones. A mí no, por eso me quedo.
    http://bombonesdebutano.blogspot.com/

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Existen tantos cafe para tres en la vida real, que tu historia plasma totalmente el vacío y el anhelo del que se marcho y debería estar.

    Me impresiono por la dureza, pero narras estupendamente bien.

    Recibí tu beso combustionado y te envío una gran sonrisa.

    ResponderEliminar
  22. Esas visiones son consecuencia del duelo por el desgraciadamente se pasa cuando se pierde a un ser querido.
    Pero..¿quién dice que en realidad no le viera?

    Besos, y gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  23. Una historia muy fuerte, bien contada.
    He echado un vistazo a tu blog, y veo temas muy variados.
    Te seguiré

    ResponderEliminar
  24. Gracias por tu visita, gracias, claro que acepto Tu café..Lo decía, lo de seguidora, para saber, cuando, haces entrada, sólo es por eso..
    Recibe un fuerte abrazo y un beso, brujilla

    ResponderEliminar
  25. Es que,no me salía, cuando,entré la primera vez.
    La opción, de seguidores.... besossssss******brujilla

    ResponderEliminar
  26. Una vez escuché decir que algunos muertos se llevan consigo a algún vivo y éste sería un caso.
    Lo de esa pobre mujer no es vida y a cuántos les pasa no?
    Saludo

    ResponderEliminar
  27. Me gusta.

    Trate de no abusar de los puntos suspensivos, se que es una adicción pero su exceso terminan de perder efecto.

    ResponderEliminar

Deja tus combustiones mentales, siempre son importantes y me hacen sonreír.