Visitantes

martes, 1 de noviembre de 2011

En el armario

-¿Policía?, mi nombre es Susana, estoy en la calle Rosalía número 20 y necesito ayuda. Alguien ha entrado a mi casa, estoy sola, metida en el armario…
-No se preocupe, ¿Qué ha pasado?- le responde una voz masculina y  tranquila al otro lado.
-Ya se lo he dicho, han entrado en mi casa, no se que quieren ¿cuánto van a  tardar en venir?,¡estoy asustada!
-Ahora mismo le…piiiiiiiiiiiiii- el teléfono emite un pitido atronador.
-¿Hola? ¿Hola?- el llanto inunda su cuerpo, y las lágrimas recorren su cara cayendo sobre sus rodillas, pues esta sentada abrazando sus propias piernas dentro de un ropero sin luz.
No lleva mucho tiempo viviendo en aquella casa, de echo todavía habían diversos enseres empaquetados en cajas en el salón. Cajas que escucha caer al suelo.
La pregunta era, ¿sólo quieren robar?.
El ruido cesa, la muchacha cuenta hasta 10 conteniendo la respiración y concentrándose en escuchar.
Reina el silencio. Se levanta poco a poco y abre las puertas del armario con cuidado.
Camina de puntillas hacia la puerta de la habitación, y llenándose de aire los pulmones y coraje corre hacia el final del pasillo, buscando la puerta de salida, la puerta hacia su salvación, al llegar la abre eufórica, a pesar de que va en ropa interior y fuera hace un frío horrible sale corriendo calle abajo.
Un coche de policía llega interrumpiendo el silencio de la noche con su sirena, frena en seco al verla.
-¿Señorita? ¿usted es quien llamo?- pregunta uno de los policías saliendo del coche mientras se quita con rapidez la chaqueta y la coloca sobre los hombros de la pálida muchacha.
-Sí-dice temblando del frío-no se si esta dentro aún.
Sentada en el coche de policía espera que la pareja de agentes salga de su casa…cuando lo hacen ambos parecen contrariados.
-Señorita, en su casa no hay nadie, no hay señales de que su puerta haya sido forzada y todas las ventanas están cerradas. Parece que no falta nada….
El hombre continúa hablando pero ella ahora lo comprende todo….
Levantándose del coche le devuelve la chaqueta al policía y dando los gracias entra en su casa.
En una de las cajas del suelo esta su gata, la cual le mira con ojos inocentes.
-Qué imbécil soy.

14 comentarios:

  1. Hola, preciosas letras van desnudando la integral y pura belleza de este blog, si te va la palabra elegida, la poesía, te invito al mio,será un placer,es
    http://ligerodeequipaje1875.blogspot.com/
    gracias, buen día, besos de agua...

    ResponderEliminar
  2. Esa gata!!! Tus relatos cortos están muy bien "enganchan " introducen en el argumento.
    Felicidades por ello .
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Muy divertida tu historia, Laira, me hizo acordar a un hecho de mi vida real, pero en mi caso casi le meto un tiro a un pájaro que había entrado por una ventana abierta y parecía hacer el mismo ruido que un ladrón revisando papeles... qué idiota, je.
    Aprovecho para decirte que también me gusta verte por allá, por HD.
    Un beso enorme.
    HD

    ResponderEliminar
  4. "Despitadilla" la chica ¿no?

    Divertido ese final

    Besitos

    ResponderEliminar
  5. jajaajja..Mira que me imaginé que podía ser
    Alguno intruso animal
    Muy buena eres.. muy buena
    Un beso de brujilla

    ResponderEliminar
  6. Un relato divertido.
    que tengas una buena semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Laira, es un gusto conocerte. Me ha parecido un gran relato. Me hace recordar a esos momentos en los que guiados por la primer impresión y el impulso nos desentendemos de lo que realmente sucede.
    Cariños!

    ResponderEliminar
  8. Te lo juro que también he sido sorprendido por ruidos de gatos , a mi me pasó que una noche sentí que forzaban con suavidad una ventana, y ahí me tienes revolver en mano,(en quel entonces dormía armado para recuperarme de una tragedia familiar) esperando a distinguir que no se tratáse de un hermano o alguien de casa regresando por ahí a mitad de la noche, y lo que sigue es que oigo el golpe de alguien que salta hacia adentro, y era el malvado gato. Prefiero los perros. Son más armoniosos. Pero aquel era de ahí, de casa de mi padre.

    ResponderEliminar
  9. vaya tela... en un momento la que se ha montado!! :)
    me encanta como escribes!! un beso muyyy fuerte!

    ResponderEliminar
  10. Muy bueno, vas enganchando al lector para sorprenderlo con el final. me encantó

    ResponderEliminar
  11. JAJAJAJA, que buen relato amiga, es todo un gusto visitarte por primera vez y toparme con este tipo de lectura, desde Guatemala SL, te espero por mi blog

    ResponderEliminar
  12. Jajjajaaj un relato muy divertido.

    Me encantó descubrir tu blog.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Deja tus combustiones mentales, siempre son importantes y me hacen sonreír.